Claves para atraer y convertir clientes con marketing de contenidos

Hace unos años, dar a conocer un negocio a medio plazo, era un lujo que solo podían permitirse las compañías con capacidad para invertir un alto presupuesto en marketing. Actualmente, y gracias a la masificación del uso de las tecnologías de la información y la comunicación, cualquier empresa puede posicionar su marca sin necesidad de hacer grandes inversiones y lo que es más importante, sin gastar dinero en formatos publicitarios que cada vez funcionan menos ¿Cómo? Con una estrategia de contenidos e Inbound marketing bien definida.

A continuación os explicamos cómo funciona paso a paso.

1. Posicionar vuestra Web

Si no lográis  posicionar vuestro sitio dentro de los primeros resultados del buscador, difícilmente seréis visibles para el público objetivo y podréis captarlo. Por ello hay que estudiar bien las búsquedas más realizadas por los clientes relacionadas vuestros productos, cuál es la dificultad para posicionarnos en las mismas, y definir contenidos en base a ese estudio.  Hay que ser inteligentes, cuanto más concretas sean las palabras clave que trabajéis, la competencia será menor y podréis generar un tráfico más cualificado.

2. Ofrecer valor al consumidor

Un usuario no siempre busca productos o servicios que comprar. Es más, gran parte de sus consultas están dirigidas a la solución de problemas que enfrentan en su cotidianeidad. Por eso, para posicionar vuestra marca debéis enfocaros en aportar contenidos de valor que brinden soluciones.
Si publicáis constantemente esa clase de contenido, poco a poco ganaréis tráfico de referencia y os convertiréis en referentes de la industria, lo que finalmente se traducirá en la consolidación de vuestro branding.

3. Dirigir a los leads a través de las fases del buyer’s journey

Como señalamos en el punto anterior, vuestros clientes potenciales no siempre están dispuestos a comprar. De acuerdo a sus intereses de búsqueda, es posible situarlos en una de las tres fases del buyer’s journey -o embudo de conversión-:

  • Fase de Descubrimiento: el cliente apenas está experimentando un problema o necesidad, y busca en la Web las posibles soluciones.
  • Fase de Consideración: el usuario ya está al tanto de su problema o necesidad y, ahora, busca alternativas para satisfacerlo. Entra así en un proceso de evaluación para saber cuáles se adaptan mejor a sus necesidades.
  • Fase de Decisión: se ha decidido a comprar y busca la marca que mejores opciones le ofrezca. Acá es cuando podéis presentar vuestros productos o servicios, siempre que se trate de contenidos de valor.

En una estrategia digital de inbound marketing bien diseñada para darle valor a una marca, ofrecer el contenido indicado  para cada una de las fases del embudo de conversión es determinante, ya que os permitirá captar a los usuarios, independientemente en qué fase del proceso de compra se encuentren, y cualificarlos para hacerlos pasar a la siguiente fase.

4. Fidelizar a los clientes

Una vez que hayáis conseguido su conversión, por medio del marketing de contenidos, podéis trabajar en la fidelización del cliente con mensajes promocionales, educativos y una interacción constante. Esto, incluso, podría convertirlo en promotor de vuestra marca.

Los contenidos son la herramienta por excelencia del inbound marketing. Pero es un asunto que no se puede tratar a la ligera. Los mensajes para posicionar la marca -además de aportar valor y llevar implícitos los elementos que identifican a la empresa- deben elaborarse en formatos llamativos, de vanguardia, entretenidos y acorde a los gustos del consumidor y servir a un objetivo especialmente diseñado. Por ello,una buena práctica es asesorarse con una agencia experta en inbound marketing que os guíe en todo el proceso.

¡Haz clic para descargar!