Errores comunes por los que las campañas de publicidad no funcionan

La efectividad de la publicidad no depende solamente del dinero que puedas invertir ni en un diseño espectacular. ¿Alguna vez has lanzado una campaña con un excelente presupuesto y diseño, y, aun así, los resultados no son los que esperabas? A continuación, te desvelamos algunas posibles causas de que tus anuncios de publicidad no funcionen:

Al usuario no le gusta que le molesten

La mayor parte de la publicidad digital existente es intrusiva e interrumpe al usuario cuando está consultando Internet (pop-ups o publicidad con audio que se reproduce automáticamente, por nombrar algunos), o se cuela sin permiso cuando está consultando las publicaciones de sus amigos en redes sociales. Esta tendencia a rechazar la publicidad, queda patente en el uso creciente de los adblockers, que son extensiones en los navegadores que bloquean toda la publicidad de las páginas que el usuario visita. Un estudio de Adobe dice que el 40% de los conectados de entre 18 y 29 años usan bloqueadores de publicidad y atención, que en España, el 26% de los internautas utilizan adblockers. Un dato que da para pensar.

Si tu campaña ha fallado, puede ser porque gran parte de tu público objetivo use bloqueadores de publicidad, o tenga la sensación de que le estás molestando.

No entender al consumidor

Para que tus anuncios sean efectivos deben de estar pensados para tu público objetivo. Para definir a este público,  no es suficiente con definir unas características demográficas, sino que hay que pensar en qué le interesa, el momento en que prefieren recibir la información, y de qué forma les gusta recibirlo. Por poner un ejemplo práctico, imagina que vendes un producto que reduce el colesterol. Tu core target sería hombres mayores de más de 40 años, pero probablemente tendrás más efectividad si consigues segmentar tu publicidad a sólo aquellos usuarios que además estén interesados en como bajar el colesterol, es decir que tengan la necesidad. En cuanto al formato de tu contenido, probablemente al ser un tema de salud que preocupa, puede funcionar bien presentarlo como testimonios o artículos informativos y, probablemente las redes sociales, donde el usuario está para entretenerse, no sea el mejor canal. Si consigues entender bien a los públicos de forma estratégicaconseguirás plantear mejor tus campañas y obtener mejores resultados.

¿Has calculado el ROI?

El ROI se refiere a la medición del rendimiento económico de una campaña de marketing. Un ROI alto significa que los beneficios han sido mucho mayores que los costes, y viceversa. Entonces, para hacer publicidad efectiva, debes estimar y medir constantemente los resultados de tus estrategias, para así saber qué modificar de cara a aumentar el retorno de la inversión.

No todo el día estamos pensando en comprar

El usuario no siempre está interesado en comprar. Si realizas publicidad convencional estás desperdiciando esfuerzos atacando a un público amplio sin saber si está interesado en comprar. Lo ideal es presentarle la información adecuada en cada momento sólo a aquellos que potencialmente pueden ser tus clientes. Ahora bien, ¿Cómo se consigue eso?

La clave: el inbound marketing

La gran ventaja del Inbound Marketing es que te permite optimizar los recursos al enfocarte en los verdaderos interesados en tu producto o servicio. La clave está en generar contenido de calidad, que te permita guiar a tus prospectos a través del Buyer’s Journey (descubrimiento, consideración y decisión). Así, lo que en un comienzo eran clientes potenciales, podrán traducirse en conversiones.

Aunque tu objetivo es vender, los usuarios no tienen esa sensación. No olvidéis: a gente le fascina comprar, pero odia que le vendan.

Hace mucho tiempo que la publicidad intrusiva no logra conectar con el público. Por ello, considera todo lo que hemos revisado a la hora de evaluar la efectividad de tus anuncios. Y recuerda que siempre podéis apoyarte en expertos en la materia para asegurar buenos resultados en tus campañas de marketing digital.

¡Haz clic para descargar!