Los micromomentos redefinen las relaciones en el marketing digital

Micromomentos de Google

El marketing digital solía imaginarse al usuario de Internet como alguien sentado delante de un ordenador y dispuesto a navegar durante un largo rato; pero los dispositivos móviles han cambiado las cosas de manera radical. Una abrumadora cantidad de veces, la gente entra en la Red con su smartphone a buscar información inmediata sobre algo concreto: dónde hay un vegetariano, cómo se arregla un enchufe, cuánto cuesta una cometa o cualquier otra consulta imaginable.

Esa necesidad espontánea que lleva a conectarse a Internet el tiempo imprescindible para resolverla es lo que se ha bautizado como micromomento. Así que, si contamos con un negocio online, necesitamos tener respuestas preparadas para cazar a los usuarios en esos escasos segundos.

El actual escenario del marketing digital lo forman, en buena medida, personas que usan el móvil unas ciento cincuenta veces cada día para navegar por un universo paralelo compuesto de cuentas de correo, redes sociales, comunidades y blogs. Las visitas-relámpago al mundo virtual que todos hacemos a lo largo de nuestra jornada son los micromomentos que las marcas deben aprovechar para conseguir impactar.

En un principio se creyó que la posibilidad de un contacto constante entre empresas y usuarios llevaría a que los móviles terminasen inundados de basura, pero no fue así. Con los años y la transformación de los consumidores en prosumers que aportan contenido y opinión, el marketing digital tuvo que cambiar, adaptarse y sofisticarse hasta disponer de un enorme arsenal de opciones (especialmente para la publicidad de pago) que va desde la misma plataforma publicitaria de Google (AdWords) hasta sus equivalentes en Facebook, Twitter o LinkedIn.

Por supuesto, esa multiplicación de las posibilidades también ha multiplicado la complejidad de la actividad de promoción: solo una combinación adecuada de publicidad de búsqueda, remarketing, display, mail marketing y social media nos permitirá conocer el ciclo de compra de nuestro público objetivo y orientarlo en nuestra dirección.

Es precisamente ese ciclo de compra, o buyer’s journey, lo que resulta en cierto modo alterado por los micromomentos. En esos casos ya no se trata tanto de un recorrido lineal y previsible como de una búsqueda por impulsos, y nuestra estrategia ha de estar diseñada para sacar provecho también de esas ocasiones.

Como es natural, debemos contar con una web clara e intuitiva que no exija esfuerzos al visitante y esté preparada para asegurar una perfecta experiencia de usuario a través del móvil. Además resulta eficaz producir cierta clase de contenidos (como vídeos de instrucciones o tutoriales) muy demandados y capaces de responder directamente a preguntas o necesidades bien definidas. Sin embargo, no es posible tenerlo todo previsto: en las redes sociales, cualquier usuario puede hacer, en cualquier momento, una pregunta relacionada con nuestros servicios o productos. Una respuesta rápida y acertada será una acción muy valiosa para fortalecer nuestra imagen de marca.

Las opciones de que dispone el usuario para comparar marcas con un simple clic han aumentado su capacidad de decisión, y al mismo tiempo la competencia existente en cualquier nicho. Una buena estrategia de impacto en los micromomentos se hace imprescindible para que nuestra actividad no termine en ese enorme saco de información irrelevante con la que nuestros potenciales clientes son bombardeados cada minuto.

En Axioma&Co contamos con un equipo multidisciplinar de sobrada experiencia, capaz de generar el contenido apropiado para el micromomento apropiado. Tenemos meridianamente clara la premisa según la cual «lo que no se mide, no se puede mejorar», y por eso trabajamos partiendo de los objetivos cuantificables y medibles que tu marca necesite, se trate de la obtención de leads, ventas o branding.